Idiomas

Fomento abrirá un túnel de la variante de Pajares para el AVE y revisa el proyecto del segundo

Para los técnicos, la obra obliga a completar el túnel Oeste en ancho ibérico, en una primera fase, pero estudian si sería mejor prolongarla durante varios años

miércoles 17 de octubre, 2018

.

El Ministerio de Fomento adjudicará en las próximas semanas las obras para montar las vías definitivas de la variante de Pajares, con la idea de iniciar los trabajos a finales de este año o inicios del próximo y concluir toda la instalación en 2020. El contrato mantendrá el plan diseñado durante el Gobierno de Mariano Rajoy para el tramo León-La Robla y el túnel Este de la variante. Así lo ha podido confirmar EL COMERCIO de fuentes próximas al proyecto. El debate se mantiene abierto respecto al túnel Oeste, con dos premisas: la decisión que se tome no puede implicar retraso ni tramitación administrativa añadida, y debe contar con el respaldo de informes técnicos que acrediten que es la más rentable para el ministerio y el Principado.

La decisión supone que en LeónLa Robla y el tubo Este se instalarán vías de triple hilo, también conocidas como de ancho mixto. Consiste en tres carriles montados en paralelo, de forma que los interiores permiten la circulación de trenes en ancho internacional (que tienen las ruedas separadas por 1.435 milímetros) y sobre el carril exterior ruedan los que van en ibérico (a 1.668 milímetros). Tradicionalmente al primero se le viene asociando con los servicios del AVE, mientras que el segundo es el que en la actualidad soporta la mayoría del tráfico de mercancías del país.

Trenes de carga y de alta velocidad podrán por tanto aprovechar la variante desde el primer momento. La incertidumbre reside en qué hacer con el tubo Oeste. En su vertiente leonesa tiene montado desde hace años una vía en ancho ibérico, fruto de un encargo lanzado en la etapa de Ana Pastor al frente del ministerio. El carril y las traviesas llegan aproximadamente hasta la mitad de los macrotúneles, en la divisoria entre Asturias y León. De definir el siguiente paso se está encargando un grupo de trabajo formado por técnicos del Ministerio de Fomento y de Adif Alta Velocidad.

Desde este comité explican que el método constructivo obliga en una primera fase a prolongar el tendido por la vertiente asturiana, también en ancho ibérico. Ese avance facilita pasar carriles y traviesas con trenes carrileros desde el lado leonés, y homogeneizar otros aspectos de la vía. La duda reside en qué hacer después.

La alternativa perfilada durante la etapa de Íñigo de la Serna activaba de inmediato una segunda fase, consistente en desenclavar en ese momento uno de los carriles, desplazarlo al anterior, y dejar así la instalación en ancho internacional. La variante se inauguraría por tanto con dos túneles capaces de soportar la circulación
de los servicios asociados al AVE, mientras que las mercancías en ancho ibérico solo dispondrían de uno. El grupo de trabajo está analizando el volumen de graneles, bobinas y productos que Asturias intercambia con la meseta y la fórmula de darle mayor rentabilidad. Se parte de la base de que la variante, al ofrecer menos curvas y pendientes que el decimonónico trazado por el puerto de Pajares, permite composiciones más largas, con mayor carga, y por tanto, un menor coste por flete.

El grupo de trabajo emitirá un documento técnico precisando si, tras revisar la situación, encuentra argumentos que aconsejen aplazar la segunda fase de ese túnel para años posteriores. De imponerse esta tesis, la variante abriría con dos túneles capaces de absorber mercancías en ancho ibérico, siendo además uno de ellos compatible con los servicios vinculados al AVE.

 

Los técnicos sobre el asunto subrayan que la segunda fase se aplazaría, pero no desaparecería. Terminar la variante con ancho internacional en ambos tubos es una de las condiciones que puso la Unión Europea para financiar parte de las obras, junto al paso de las mercancías. Sin embargo advierten de que por ahora ese
ancho es escaso en el noroeste; la idea sería activar la segunda y definitiva fase conforme se extiendan las vías de ancho internacional por el resto de la cornisa, facilitando el tráfico de mercancías sobre este material.

También matizan que la operación de movimiento del carril es sencilla, por lo que dejar en suspenso esa segunda fase no permitiría terminar la variante mucho antes. Según los cálculos que manejan, cualquiera de las dos opciones produce un recorte en el tiempo de viaje similar.

En el debate técnico influye que Asturias tienen actualmente cuatro trenes de pasajeros por sentido con Madrid y otro más con Barcelona y la capacidad de incrementar ese tráfico con la variante es notable, pero limitada por el peso demográfico de la región. En cambio observan que el potencial industrial y de los
puertos mueve ya más convoyes que los que circulan con pasajeros.

El proyecto de montaje de vías licitado en marzo sigue siendo válido. «La cuestión a tratar ahora no incide en el carácter contractual de la obra, puesto que el propio proyecto nos lleva a esas dos fases», detallan. Ese encargo no se había podido adjudicar hasta ahora debido a que Adif seguía teniendo vivos dos contratos de la etapa de Pastor para montar la vía, y administrativamente la sociedad tiene prohibido suscribir dos trabajos con el mismo objetivo.

Tras año y medio de burocracia, el Consejo de Ministros autorizó el jueves rescindir el segundo de los desfasados. Adif tiene así manos libres para publicar cuál de las empresas que acudieron al concurso de marzo hizo la mejor oferta, y confiarle el trabajo. Se trata de un paso a formalizar en el consejo de administración de este mes o el que viene. El grupo de trabajo avanza para llegar a ese momento con la decisión tomada.

17.10.2018
ElComercio
Ramón Muñiz (rmuniz@elcomercio.es)

Gaditec | 2018