Idiomas

El tren cápsula "Hyperloop" habla castellano

Parece que la ciencia ficción se ha hecho realidad, y uno de esos medios de transporte que tan sólo se veían en las películas de este género, puede ofrecer sus servicios a corto plazo.

miércoles 12 de septiembre, 2018

.

La velocidad en el transporte es uno de los retos que parece tener el mundo en el siglo XXI, tanto que se han desempolvado ideas de los libros de fantasía y de ciencia ficción; de cómic y de películas que ofrecían imágenes de transportes que podían ir de un lado a otro a altas velocidades. Uno de esos medios era el tren y ahora parece que tiene ya su futuro trazado con nuevas ideas que van más allá de unos simples raíles de hierro plantados en la tierra sobre los que se desplazan estos vehículos. Efectivamente, en el año 2014 surgió una idea de construir una especie de ferrocarril, quizás mal llamado así, tubular, capaz de permitir un desplazamiento de vagones -cápsulas- a una velocidad de más de 1.000 kilómetros a la hora.

Una idea nacida de la mente del fundador de Tesla, Elon Musk. Idea que ha tenido su repercusión en una empresa como Virgin, que con permiso de Musk, ha puesto en marcha el proyecto, creando Virgin Hyperloop One, con el fin de poder poner en operación ese transporte terrestre tubular a finales del año 2020.

No es un único proyecto el viajar a través de tubos, ya que existen varias compañías interesadas en el mismo, pero con todo Virgin es quien parece que está dando los primeros pasos para el desarrollo de este medio futurista capaz de poder circular a unos 1.080 kilómetros por hora.

Este nuevo tren va a poder circular bien sobre columnas o por debajo de la tierra. Se trata de un sistema totalmente autónomo y cerrado, sin riesgo y sin daños al medio ambiente. Consiste en un tubo que contiene aire a una baja presión por el que circulan unas cápsulas sobre un colchón de aire que va desde el morro a la cola de las mismas. El compresor proporciona una levitación que en menor grado es propulsión. El conjunto puede contar con dos tipos diferentes de cápsulas, unas con capacidad para 28 pasajeros, que incluso pueden llegar a albergar 40; y otras capaces de llevar, al menos, a tres vehículos.

Su funcionamiento permite que se pueda mover según la demanda existente en cada momento, y se considera que es un trayecto que siempre va a ser directo, sin paradas en su itinerario. Siempre será de un punto inical al destino del final de la línea.

Se presenta como un transporte muy ecológico, dado que su propulsor utiliza energía eléctrica y no hace ningún ruido.

No obstante, y aunque ya hay una petición de Emiratos Árabes para tener la primera unidad de este revolucionario medio de transporte, aún hay muchas dudas, pues si bien la tecnología lo puede permitir, se considera que es aún un proyecto embrionario, y que los tramos en pruebas que se han llevado a cabo en California han demostrado que es posible su construcción, pero que aún no lo han hecho con la rotundidad que este nuevo modelo de tren dice ofrecer.

Pero quien está de enhorabuena con este proyecto es España, dado que en el mismo están implicadas empresas privadas, empresas públicas y universidades.

España, centro de desarrollo de Virgin Hyperloop

El ente público Adif y la sociedad Virgin Hyperloop One han anunciado recientemente la firma de un acuerdo por el que España se va a convertir en un referente mundial de este nuevo sistema, al ser el país donde se van a desarrollar y fabricar los prototipos comerciales de este nuevo y singular medio de transporte.

El centro de desarrollo se va a instalar en la nave de experimentación que tiene Adif en la localidad malagueña de Bobadilla, que en la actualidad está fuera de uso. El valor de la instalación será de unos 500 millones de dólares, incluyendo las zonas de fabricación, plataformas de prueba y equipos. Se espera facilitar la creación de 250 puestos de trabajo directos y varios cientos más de forma indirecta, así como atraer a diferentes empresas españolas al proyecto.

Según Adif, el acuerdo va a permitir, además, aprovechar las sinergias que se establecen en el entorno al encontrarse ubicado The Railway Innovation Hub en el Centro de Tecnologías Ferroviarias (CTF) del ente público en el Parque Tecnológico de Andalucía, sito en la población Campanillas (Málaga). Este Hub está formado por 60 empresas expertas en distintos ámbitos de la innovación tecnológica ferroviaria.

Pero no sólo es Adif quien va a participar o está participando en el proyecto del tren hiper rápido, ya que la empresa privada española Carbures, que se ha especializado en piezas para aeronaves y obra civil, está fabricando el prototipo del tubo por el que va a transitar las cápsulas del Hyperloop.

Carbures, a través de su división Civil Works, lleva firmados dos contratos para el desarrollo del tubo por el que se quiere que se desplace la primera unidad Hyperloop, que uniría las localidades de Dubai y Abu Dabi (160 kms) en unos 12 minutos.

Además, también le ha sido encargado a la empresa española el desarrollo integral, desde el diseño, la tecnología y fabricación del tubo para lo que se va a utilizar como material composite.

El prototipo, cuya entrega está prevista para final es de este año, tendrá una longitud total de 700 metros, y va a estar dotado de miles de sensores dealta tecnología, con capacidad para transmitir toda la información del mismo a una centralita receptora con la que se controlará y facilitará la seguridad de la instalación.

Para finales de 2018 se prevé que esté construido un kilómetro, levantado sobre unas columnas de 5,8 metros de altura, que hará las veces de circuito de pruebas.

Pero no son sólo Adif y Carbures las empresas que tienen algo que ver con el desarrollo del tren futurista, sino que hay una universidad que también ha colaborado y trabajado en el proyecto. Se trata de la Politécnica de Valencia, que ha sido galardonada con el mejor diseño de Concepto y Mejor Sistema de Propulsión /Comprensión en 2016, y que este año asiste a la Hyperloop Pod Competion III con su prototipo Valentia.

El futuro está ahí, o al menos eso parece, y en él está presente la industria española que ha desarrollado una tecnología de movilidad y transporte de las más importantes del mundo, como lo están demostrando los ferrocarriles de mayor tradición, tales como los diseñados por Talgo y Caf, o las aportaciones de las filiales sitas en España a las matrices de la canadiense Bombardier, a la francesa Alstom o a la alemana Siemens.

¿Se imaginan un viaje de Madrid a Barcelona en 35 minutos; o un Madrid a París en tan sólo una hora? ¿Un Nueva York a Washington en media hora? Pues puede ser un hecho que quizás sea visible en los próximos diez años, si no antes...

A favor y en contra del nuevo transporte ‘Hyperloop

Como todo novedoso desarrollo de alta tecnología, y más cuando se habla del transporte de personas, hay opiniones de todos los gustos, los que consideran una posibilidad de mejora en los trayectos de larga distancia, como los que atacan la idea por considerarla poco económica y rentable.

A favor se apunta su ahorro energético; la velocidad superior a los 1.000 kilómetros a la hora; el uso de energía eléctrica, un transporte ecológico... En contra, el alto coste de la construcción, se habla de invertir 7.000 millones de euros para una línea de 500 kilómetros.

12.09.2018
elEconomista

Gaditec | 2019