Idiomas

Fomento inicia las obras de la Huesca-Siétamo, último tramo para completar la autovía A-22

Los trabajos cuentan con un presupuesto de 46,7 millones y un plazo de ejecución de tres años El proyecto, bloqueado desde hace más de 5 años, permitirá descargar el tráfico de la actual N-240.

martes 28 de agosto, 2018

.

El Ministerio de Fomento ha iniciado las obras del tramo Siétamo-Huesca, último para completar el trazado de la autovía A-22 entre la capital oscense y Lérida. El presupuesto de esta actuación, con un plazo de ejecución de 36 meses, asciende a 46,77 millones de euros. Con su finalización, bloqueada en los últimos cinco años, se acabará con un cuello de botella por el que transitan 12.000 vehículos diarios. De hecho, es uno de los tramos con mayor intensidad de tráfico de la provincia, solo superado por la autovía de Huesca a Zaragoza (A-23). Los trabajos finalizarán en 2021.

Alcaldes de los ayuntamientos afectados han calificado el inicio de los trabajos como «una buena noticia», y sobre todo, «muy esperada». Hace 16 años que se estaba pendiente de este proyecto, bloqueado primero por problemas medioambientales, después por desacuerdos en el trazado y, finalmente, por la crisis económica. Tanto es así que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) tuvo que renovarse para evitar aún mayores retrasos en estas reclamadas obras.

Desde 2012, la autovía A-22 está completamente en servicio desde Lérida hasta Huesca, salvo el tramo de 12,8 kilómetros de longitud entre Siétamo-Huesca. Una vez que esté ejecutado permitirá descargar el tráfico de la actual N-240 en las proximidades de la capital oscense. La UTE formada por la constructora aragonesa Vidal y la catalana Copcisa se hará cargo de los trabajos.

Con el desdoblamiento de este tramo se completará la autovía A-22, un paso más en la construcción de un eje vertebrador entre Pamplona, Jaca, Huesca y Lérida que incluye las autovías A-21 y la A-23 y que reducirá los tiempos de recorrido. Asimismo, aumentará la seguridad de los usuarios, ya que en estos casi 13 km de trayecto están los cruces de Estrecho Quinto, Tierz (ahora con una rotonda) y Quicena.

Las obras empezaron ayer, según informó el Ministerio de Fomento. El trazado del tramo Siétamo-Huesca atraviesa los términos municipales de Siétamo, Loporzano, Quicena y Huesca. En los primeros 8 kilómetros se construirá una autovía de nuevo trazado, mientras que para el resto se llevará a cabo un desdoblamiento por el lado norte de la carretera N-240 a lo largo de la Ronda Norte de Huesca, hasta la conexión con la autovía A-23.

Cuello de botella El alcalde Tierz y presidente de la Comarca de la Hoya de Huesca, Jesús Alfaro, mostró su satisfacción por el anuncio de Fomento. «Hemos pelado mucho por esta obra», manifestó. Según dijo, la situación del tráfico de entrada a su localidad, un auténtico punto negro, se alivió algo con la construcción de la rotonda, que entró en servicio en marzo del año pasado. Esta glorieta quedará integrada en la vía de servicio de acceso y salida de la autovía. «Siempre será más cómoda que un stop», apuntó.

Como presidente de la Comarca, destacó la necesidad de completar el trazado de la autovía para potenciar el desarrollo de una zona que quedaba perjudicada por la «imagen lamentable» que suponía encontrarse con un cuello de botella y la aglomeración de tráfico pesado.

El alcalde de Quicena, Javier Belenguer, que, después de tantos años de retraso se solucione una situación «tercermundista». Recordó que la última modificación del proyecto se hizo en 2011 y que expresó su deseo de que las obras cumplan los plazos y no se estanquen.

Kilómetros. La autovía A-22 está completamente en servicio desde Lérida a Huesca, salvo el tramo de 12,8 km entre Siétamo y la capital oscense. «Llevamos muchos años pelando por esto, por cuestión de seguridad y de imagen» Teresa Sas, en nombre del gobierno de Huesca, mostró su satisfacción por el inicio de las obras porque «esta carretera es muy importante para la ciudad y la comarca».

La autovía tendrá cuatro enlaces: uno en Loporzano, otro en Montearagón y dos en ronda Norte de Huesca (centro y oeste). El proyecto incluye la construcción de 2 viaductos, 7 pasos superiores y 7 pasos inferiores, entre los que destaca el nuevo viaducto sobre el río Flumen, con una longitud de 100 metros. Las obras afectarán a numerosos servicios que será necesario reponer: líneas telefónicas, tuberías de abastecimiento de agua, gaseoductos, acequias y líneas eléctricas de alta tensión. La carretera intercepta cinco vías pecuarias que también se restituirán.

Heraldo de Aragón

28.08.2018

Gaditec | 2021